La celulitis provoca un almacenamiento de grasa subcutánea y reduce la microcirculación de la sangre oxigenada. El resultado son cambios degenerativos del tejido conectivo, cambios fibróticos y un aspecto de piel de naranja.

El trastorno de la microcirculación lleva al posterior almacenamiento de metabolitos y al trastorno gradual del flujo linfático.

Tienen una mayor tendencia a la celulitis las mujeres que sufren de estreñimiento, de trastornos del funcionamiento del hígado y de los riñones, trastornos de circulación sanguínea y linfática.

Se ha demostrado una relación entre la aparición de las varices y la celulitis. El tratamiento de las varices debería prevenir el de la celulitis.

En las mujeres con esta enfermedad influyen, además de los malos hábitos alimentarios y falta de ejercicio, cambios hormonales y también el tabaquismo.

Lea los resultados de los estudios clínicos siguientes, que muestran la eficacia de la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia en el tratamiento de la celulitis.

Estudios clínicos según patologías:

Diagnóstico relacionado: Celulitis