Artritis de la columna vertebral - Descripción y tratamiento

¿Ha tenido dolores de la columna vertebral desde hace tiempo? ¿Ha empeorado la movilidad de su columna y sufre de inapatencia y fatiga? La artritis puede ser la culpable. En el caso de dolores de la columna vertebral a largo plazo, debería visitar al médico. Un diagnóstico temprano de la causa es importante para influir en el desarrollo de esta enfermedad.

Nota:
No utilice este artículo ni ningún otro del internet para determinar un diagnóstico. Sólo un médico puede realizarlo. No posponga la visita al médico y busque una solución a su problema de salud a tiempo.

¿Está buscando solución para dolores, edemas e inflamación?
Ahora con la posibilidad de probar gratis la magnetoterapia Biomag 3D.
Probar gratis >>
Artritis de la columna vertebral: descripción y tratamiento
Fotografía : Artritis de la columna vertebral

Descripción de la artritis de la columna vertebral y las causas

La artritis de la columna vertebral es una enfermedad reumatoide (inflamatoria).

Puede ser inflamación de las articulaciones de la columna en la artritis reumatoide. En tal caso, las más afectadas son las articulaciones de la columna cervical. También se puede tratar de la espondilitis anquilosante, artritis gotosa o artritis psoriásica.

La artritis reumatoide de las articulaciones de la columna vertebral se manifiesta con fiebre, hinchazón alrededor de las articulaciones, dolor y sensibilidad al tacto. La rigidez de las articulaciones puede limitar completamente el movimiento incluso durante varias horas.

El síntoma de rigidez aparece principalmente por la mañana. El resultado de la artritis es la deformación de la articulación con limitaciones motrices considerables. La falta de ejercicio a menudo lleva al debilitamiento de los tejidos alrededor de la articulación y luego de todo el cuerpo. Las articulaciones deformadas pueden perder completamente la movilidad.

La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica de la columna vertebral caracterizada por dolor y rigidez. Su desarrollo es largo y gradualmente va empeorando. Aparece entre los 15 y 30 años de edad y se presenta con más frecuencia en hombres.

No se conoce la causa exacta de estas enfermedades.

El mecanismo dañino principal es la inflamación crónica intraarticular. En el desarrollo de la espondilitis anquilosante juega cierto papel la herencia.

Tratamiento de la artritis de la columna vertebral – cómo deshacerse de los síntomas

El tratamiento consiste sobre todo en aliviar el dolor y decelerar los procesos inflamatorios. Por lo general, se administran antirreumáticos no esteroideos. Este grupo de fármacos actúa contra la inflamación y el dolor. El desarrollo de la inflamación se puede suprimir también con corticosteroides.

Para mejorar la movilidad de las articulaciones es importante el tratamiento de rehabilitación y de balneario.

Para tratar la artritis de la columna vertebral se utilizan métodos similares a los de otras articulaciones.

Además de fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad sintéticos convencionales (más a menudo el metotrexato) existen otros grupos de fármacos modificadores de la enfermedad biológicos y sintéticos específicos (por ejemplo anticuerpos anti-TNF-alfa, fármacos biológicos con un mecanismo de acción diferente, inhibidores sintéticos específicos, etc.). Se pueden tomar solos o combinándolos.

Para mejorar la movilidad de las articulaciones afectadas, para decelerar el avance y aliviar algunas manifestaciones de la enfermedad, sobre todo el dolor y edema, es importante el tratamiento de rehabilitación y de balneario.

Se utiliza una amplia gama de métodos: desde el ejercicio terapéutico y fisioterapia (masajes, baños, crioterapia) hasta el uso de corrientes eléctricas terapéuticas, del campo magnético y de la luz polarizada. Otra solución posible es la cirugía.

Dentro del tratamiento fisioterapéutico de algunos síntomas de la artritis de la columna vertebral, la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia desempeña un papel importante, gracias a su efecto analgésico, antiedematoso, curativo y antiinflamatorio.

La ventaja es la posibilidad de uso individual en un entorno de cuidado domiciliario que permite al paciente seguir con el tratamiento intensivo fuera de un centro sanitario.